Los 3 errores más comunes antes de una competición importante

8 de abril de 2019

En pocas semanas tendrás una competición que te hace especial ilusión y por tanto la motivación está por las nubes. Tanto da que seas un pro o un aficionado. Nadie escapa de los típicos errores previos a una competición si no los conoce y los tiene en cuenta. Entre todos ellos, destacaría los siguientes:

  1. Entrenar a lo loco

    No tener un plan es estar planificando para fallar. En inglés queda mejor la verdad (que es el idioma en que originalmente fue conocida) pero no quita que tiene todo el sentido.
    Para evitar entrenar a lo loco, valora primero la competición y determina qué requerimientos exige en función de tus expectativas (reales).
    A partir de ellos organiza temporalmente de forma coherente los contenidos a trabajar para llegar lo mejor posible al día de la competición.
    Sigue el plan y programa diferentes tests durante el proceso para evaluar tu estado y ver la mejora y la adecuación del plan a lo que vas a necesitar durante el gran día.
    Evita sobreentrenarte y acumular un grado de fatiga demasiado elevado durante muchos días. ¡El descanso forma parte del entrenamiento!
    Y si tienes dudas de cómo hacerlo, contrata a un entrenador o descárgate un plan de entrenamiento adecuado a la competición que vas a preparar.

  2. No preparar una estrategia de carrera

    Puedes haber entrenado perfectamente y llegar en el mejor de los estados a la competición que has estado preparando. Sin embargo, una mala gestión del ritmo, tanto por exceso como por defecto, y una mala planificación de la hidratación y la nutrición puede llevarte al fracaso.

    Para evitarlo evalúa muy bien el recorrido de la carrera y tus posibilidades de rendimiento en función de los entrenamientos que estás realizando o carreras de preparación previas (recomendable). Esto te dará información valiosa sobre el ritmo, la potencia o la frecuencia cardíaca a seguir durante los diferentes tramos de la competición a la vez que te va a dar la tranquilidad de saber que estás siguiendo un plan y no te basas en la improvisación. Esto te llevará además a un aprendizaje para futuras competiciones según el resultado que obtengas.

    Por otra parte, una correcta hidratación y alimentación, tal y como he explicado en artículos anteriores es clave para evitar caídas de rendimiento debidas a la deshidratación y la falta de energía para poder sostener ejercicios de media y alta intensidad.

  3. Usar productos nuevos durante la competición

    Antes de una carrera todo y absolutamente todo debe estar probado. Esto incluye desde el material deportivo que utilizaremos en carrera; el material obligatorio de seguridad que puede ser que el organizador nos obligue a cargar; los geles, barritas y bebidas que usemos durante la competición y hasta los productos que nos encontraremos en los avituallamientos de la organización.

    Conocer en profundidad las prestaciones y límites de nuestro equipamiento así como geles, barritas y bebidas con las que nos nutramos nos permitirá tomar mejores decisiones y evitar situaciones indeseadas que sólo nos acarrearán incomodidades, sufrimientos o incluso abandonos.

Volver al blog