¿Necesito trabajar la velocidad para las ultras?

25 de abril de 2016

En una entrada anterior hablaba de la importancia del entrenamiento de la fuerza para mejorar la resistencia y del hecho de que de forma recurrente era menospreciada en cualquier plan de entrenamiento. Sin embargo, lo de la fuerza es nada comparado con el ostracismo al que se condena al trabajo de velocidad. Con la presente entrada intentaré romper una lanza en favor de esta cualidad física y conseguir que sea introducida de nuevo en los planes de entrenamiento de cualquier ultrafondista.

Pero, ¿qué es la velocidad?

La velocidad es la cualidad física que nos permite desarrollar movimientos (de desplazamiento y gestuales) en un espacio durante el menor lapso de tiempo. La gasolina y los depósitos donde ésta se encuentra tienen poco en común con la gasolina y los depósitos de las actividades de resistencia.

Intuitiva y empíricamente lo podemos entender/comprobar cuando es posible hacer un sprint final de menos de 10” en una trail cuando minutos antes íbamos arrastrándonos.

Por tanto, la velocidad y sus requerimientos energéticos van por otro camino que los requerimientos de la resistencia y por tanto, en este sentido, no se justificaría ni un minuto de dedicación al trabajo de velocidad para la mejora de la prestación en la carrera trail.

Si dejamos de lado lo que no tienen en común la velocidad y la resistencia, ¿podemos aprovechar algo del trabajo de la velocidad para poder correr más tiempo y más rápido? La respuesta es sin duda, que si. Y por dos razones:

Motivo 1: Altavoz de la técnica de carrera

Correr es un acto técnico que combina el trabajo global de todo el cuerpo independientemente de la velocidad a la que nos desplacemos aunque a mayor velocidad, mayor exigencia psicomotriz.

¿Cómo se traduce esta afirmación a la realidad? Contra más rápido queremos correr, más difícil es y corredores que aparentemente corren bien a bajas velocidades, detectamos que corren muy mal a altas velocidades. Por tanto, el acto técnico es mejorable y de aquí su eficiencia de carrera. Luego, podrán correr más rápido y por más tiempo con el mismo gasto energético.

Motivo 2: Velocidad y fuerza. Potenciadores de la acción muscular

Si un músculo, en el trabajo de resistencia, hace un trabajo de 20 kg. a una velocidad de 2 m/s, si entreno con mayor peso y a una velocidad superior estaré ofreciéndole un estímulo superior y por tanto, me permitirá un resultado superior igualmente.

El trabajo de la velocidad en este caso va ligado al trabajo de la fuerza y nos permite potenciar el músculo con un trabajo específico de carrera mediante multisaltos, sprints cortos, subidas, arrastres, gomas,… en una imbricación de las dos cualidades físicas con el objetivo mencionado de correr más y más ràpido.